Lonesome whistle blues

Una mujer con sombrero como el cuadro del viejo Chagall, como un tango: sentimental y cursi.

me gustan los chocolates con avellanas, el vodka, el brandy, el whisky, los buenos libros, un papel y un lápiz, pintar, gritar, la musiquita a todo volumen y en general todo aquello que sirve para aligerar el pensamiento.
Siempre estoy lista para sacudir este cuerpecito que es como una caja llena de cuchillos flotando en alcohol y sangre. Todos los que meten las manos en la oscuridad de mi mente, salen marcados. Es como si llevara por allá adentro una flor hambrienta, o algo así.

The paradox of our time in history is that we have taller buildings but shorter tempers, wider Freeways, but narrower viewpoints. We spend more, but have less, we buy more, but enjoy less. We have bigger houses and smaller families, more conveniences, but less time. We have more degrees but less sense, more knowledge, but less judgment, more experts, yet more problems, more medicine, but less wellness.
We drink too much, smoke too much, spend too recklessly, laugh too little, drive too fast, get too angry, stay up too late, get up too tired, read too little, watch TV too much, and pray too seldom.
We have multiplied our possessions, but reduced our values. We talk too much, love too seldom, and hate too often.
We’ve learned how to make a living, but not a life. We’ve added years to life not life to years. We’ve been all the way to the moon and back, but have trouble crossing the street to meet a new neighbor. We conquered outer space but not inner space. We’ve done larger things, but not better things.
We’ve cleaned up the air, but polluted the soul. We’ve conquered the atom, but not our prejudice. We write more, but learn less. We plan more, but accomplish less. We’ve learned to rush, but not to wait. We build more computers to hold more information, to produce more copies than ever, but we communicate less and less.
These are the times of fast foods and slow digestion, big men and small character, steep profits and shallow relationships. These are the days of two incomes, but more divorce, fancier houses, but broken homes. These are days of quick trips, disposable diapers, throwaway morality, one night stands, overweight bodies, and pills that do everything from cheer, to quiet, to kill. It is a time when there is much in the showroom window and nothing in the stockroom. A time when technology can bring this letter to you, and a time when you can choose either to share this insight, or to just hit delete…
Remember; spend some time with your loved ones, because they are not going to be around forever.
Remember, say a kind word to someone who looks up to you in awe, because that little person soon will grow up and leave your side.
Remember, to give a warm hug to the one next to you, because that is the only treasure you can give with your heart and it doesn’t cost a cent.
Remember, to say, “I love you” to your partner and your loved ones, but most of all mean it. A kiss and an embrace will mend hurt when it comes from deep inside of you.
Remember to hold hands and cherish the moment for someday that person will not be there again.
Give time to love, give time to speak! And give time to share the precious thoughts in your mind.
AND ALWAYS REMEMBER:
Life is not measured by the number of breaths we take, but by the moments that take our breath away.

Rhiannon.

Esta es la despedida más trágica que hemos tenido. 
Creo que ahora las cosas definitivamente no van, se acabaron. Somos almas perdidas y no encontramos nuestro way back al lugar donde pertenecíamos.
La gente me mira raro por tener botas negras, falda escocesa roja y abrigo negro que me llega a las rodillas, escribiendo en mi libreta negra como mi alma y un lapicero moviéndose a su velocidad máxima. 
Mis uñas rojas representan perfectamente mi corazón sangrando.
Uno de los peores dolores es este: afrontar la huída inevitable, determinante. 
Son mis errores; mi mente jodidamente débil, mi alma enamoradiza y mi cuerpo deseoso. Son tentaciones del demonio, una vez lo miras a los ojos él te mira a vos también, te devuelve la mirada con momentos que están puestos para ser rechazados porque solo nos llevan a conocer lugares y tiempos oscuros. 
Supongo que llevo lo malo dentro de mí, aferrándose a mi piel como un animal con garras, que no me suelta.
Pensé que él era como yo, que se sentía atraído por la oscuridad, pero me equivoqué; él era la oscuridad. 
El corazón mío es un mar oscuro lleno de secretos. 
Matarnos hasta que nos olvidemos. 
*fleetwood mac*

confesiones dinámicas.

Esto se lee de tres formas: Completa, solo lo tachado o solo lo que no está tachado.

Flaco: Fernando:

No he podido despegarme del todo de tu recuerdo, tal vez me hacés más falta de la que deberías. Estoy muy bien sin vos, ya casi ni te recuerdo. «deber», hablando de deberes, no debiste habernos abandonado, yo me quedé aquí con tu recuerdo y vos te fuiste. Las clases van bien, tengo demasiado tiempo libre y lo estoy utilizando muy bien, creo yo. Yo sigo imaginando un mundo que no es real, porque el mundo real es para quienes no pueden imaginar algo mejor, y yo sí puedo, pero junto a vos. Ando derramándome en letras que gritan mucho amor . Ando escribiendo, pero no para vos, si no en general, textos de amor.  ya que el mío está frustrado. Sabés que siempre me gusto escribir sobre eso, y se me da muy bien porque estoy maldecida con el sentimientalismo, la melancolía y la nostalgia. Apesar de eso todo va de maravilla, a veces te pienso un poquito más de 10 canciones, me apoyo en tus cartas para terminar de sacar el agua con sal de mis ojos y poder sonerír otra vez. Mis días a veces se tornan un poco monótonos pero no te imaginás la cantidad de cosas que estoy haciendo diferentes, ya no me importa la soledad. Estoy en una dinámica jartísima pero es la que utilizo para sacarte un poquito de mí, porque por si no lo sabías te enterraste como un cuchillo en la parte inferior del mediastino medio, entre el segundo y quinto espacio intercostal, del lado izquierdo. Aprendí a disfrutarme a mí, así como lo estaba haciendo antes de que llegaras, en ese diciembre, a darme luz y apagarme otra vez. Todavía le tengo miedo a las alturas. Te juro que me dolés como nunca, incluso más que antes, pero me muero de miedo y me niego a aceptarlo, solo mis manos saben que así es. No sé cuándo vaya a dejar ese miedo de caer por ilusionarme, creo que nunca. Me he caído tantas veces, y con vos han sido tan fuertes esas caídas, que no sé si quiera volver a romperme de nuevo. Extraño demasiado ser yo misma con otra persona, vos sabés que me conociste tan bien que me podías tocar el alma con tus dedos y con tus besos y con tu mente. A veces, como es usual, caigo en un mar negro y me acuerdo de mi papá, y me pongo a escuchar Louis Armstrong y a llorar más fuerte, y quisiera llamarte y llorarte a vos que solo te quedás ahí, perplejo, con tus ojos abiertos y grandes como dos lunas llenas, callado, lo que siempre necesito en esos momentos. Pero hay que seguir adelante, y creéme que lo hago día a día, aunque te recuerde y me dolás, yo sé que yo también a vos, así sea un poquititititico, y sé también que te acordás de mí. Esos momentos me llenan de nostalgia, de juro. Ahí es donde más te quisiera tener, pero me niego a hacerlo. En estos días me puse a escuchar canciones que me acordaban a vos, y a nosotros juntos, y no te negaré que se me aguaron los ojos bastante. Al menos te tengo en vídeos de Apulo, y me pongo a ver tu sonrisa y la mía y eran de verdad, y me llena de felicidad eso, hasta me hace sonreír. So easy to look at, so hard to define, my sweet virgin angel, sweet love of my life. Jueputa, no sabés todo lo que me dolió escuchar eso. La cantabas tan del alma, que creí que sería así para toda la vida. Te he escrito mil veces probando a ver si funciona la telepatía con vos, pero ese libro que te he escrito todas las noches No funciona, te recuerdo constantemente, aunque podés pasar fuera de mi cabeza por horas enteras, casi que por días, y no me entero de eso. Al final siempre regresas, en forma de hot dog con solo mostaza, o en forma de salmón con huevos, de frutos rojos, de poema de Rimbaud diciéndome: «ton goût de framboise et de freise, o chair de fleur!»  y me acuerdo del primer libro que te dí y la frase que te puse, seguramente ni lo leíste.  Espero que vayás de maravilla. Ojalá todavía te duela mi recuerdo,  tanto como a mí el tuyo. 

Te mando un beso. Que estés bien.  Te mando un beso; mentira, te mando mil besos por todas partes mi amor, sentite bien que todavía te los doy con un poquito de amor, ojalá te quemen.

La flaca de siempre.  Tu flaca.